31 ago. 2011

Las "drojas" son mu malas, ¡hoyga!

Durante esta semana pasada, solo he oído hablar de la dichosa noticia del estramonio, que para los que no la conozcáis, durante el fin de semana del 20 y 21 de Agosto se celebró una "rave" (ilegal) en Getafe en la que murieron dos chicos y a otro lo ingresaron por ingesta de sustancias psicotrópicas.
Pues bien, ayer salía una nueva noticia que desmentía la anterior. Decía algo así como... lo siento gente, tenemos los resultados de la autopsia y nos hemos equivocado, donde dijimos "muerte por ingesta de estramonio" queríamos decir "muerte por un golpe de calor a causa de las desorientación de los chicos que deambularon a 40 grados a la sombra pero por campo abierto, eh! pero todo es causa del estramonio! que con el flipe que llevaban se separaron del grupo y se perdieron". Si ya me lo decía mi padre a los 6 añitos... "Hija mía, tú pase lo que pase... NO TE SEPARES DEL GRUPO". Por eso en las excursiones siempre acababan llamando a mis padres.

Pero, dejando de lado el sensacionalismo barato que buscan siempre los medios de comunicación, hoy voy a tratar el maravilloso y magnífico mundo de la droga. Pero como viendo Scarface ya podéis conocer los detalles, yo me voy a centrar en la sociología de la droga y en el "problema" que las grandes potencias mundiales tienen con ella.
Primeramente, habría que definir lo que es la droga, aunque todos tengamos una idea de lo que es, no es suficiente con probarla para saber definirla. Y sí, TODOS las habéis probado, porque alguna vez os habéis medicado con antidepresivos o habéis brindado con cava o champán. Así como primer matiz a tener en cuenta para nuestra definición, será incluir las legales y las ilegales. A mi, personalmente, me gusta decir que son sustancias químicas que introducimos en nuestro organismo para modificar alguna función de éste. Pero también podemos decir que son cosas que cuando te las metes te ponen to' loco. Aunque parecería que solo hablásemos de las ilegales. Hay que tener en cuenta que, sean del tipo que sean, siempre estarán condicionadas por definiciones sociales, económicas y culturales de cada sociedad y el individuo tendrá una percepción distinta de ellas según el contexto en el que se encuentre. O sea, no es lo mismo la droga que le daba un brujo maya a sus fieles y la visión social que tenía este gesto, como la droga que se tomaban los Hippies en los 60 durante un concierto de rock.
Sin embargo, aunque las drogas existen de mucho antes, no será hasta los albores del siglo XX (me encanta decir albores!), con el inicio del control del opio en Filipinas por parte de Estados Unidos, cuando se le dé una definición al concepto y su posterior criminalización/represión. Es durante la primera mitad del siglo XX cuando oíamos hablar de "toxicomanías clásicas" (como si de una enfermedad se tratara, es decir, enfatizando el papel de la medicina en las drogas) pero en los años 60 pasaron a ser lo que aun hoy conocemos como "drogadicción". Que, por cierto, acabo de leer La Contra de La Vanguardia que habla de adicciones (no solo de las drogas pero también) y me ha parecido un artículo muy interesante. Os lo dejo aquí por si a alguien le apeteciera leerlo.
Pero si nos atenemos a la definición citada anteriormente de droga, la drogadicción no implica necesariamente que sea a sustancias ilegales. Sin embargo socialmente lo entendemos así.
¿Y porqué unas drogas son legales y las otras no? Pues a mi personalmente me gusta creer la historia que nos cuenta Rosa del Olmo en su libro ¿Prohibir o domesticar? Políticas de drogas en América Latina. Ella argumenta que los países latinos como Colombia, Venezuela, México, etc. reunen las condiciones apropiadas para desarrollarse como industria y que Estados Unidos, como es conocedor de la capacidad de venta que se produciría a países desarrollados y éste sigue queriendo aparecer de los primeros en las listas de potencias mundiales, no permite la legalización de la droga. Pero América Latina no quiere producir tal mercancía para destruir la sociedad norteamericana (como ellos difunden) sino porque necesitan sobrevivir. Esta historia puede parecer rebuscada pero si la comparamos con la industria tabaquera y los ingresos que aporta a un estado, lo podemos entender a la perfección.
¿Cómo solucionamos el problema de la droga? PROHIBIENDO.
Hemos incluido la droga y todo lo que le rodea en el código penal y, por tanto, realizar cualquier acto que lleve implícito la palabra "droga" (tráfico, consumo, etc.) será visto como delito.
Esto deriva en que, 1) cualquiera de sus usuarios será etiquetado como criminal por su entorno y 2) la creación de un mercado negro que será cada vez más potente.
Además, para darle más cancha al asunto, se ha definido el problema de la droga como uno de los primeros problemas mundiales cuando, por encima de éste hay mucos otros más urgentes como por ejemplo las guerras, la violencia política y/o sexual, la explotación humana, la crisis económica, los accidentes laborales y por no nombrar los problemas medioambientales.
Trasteando entre mis apuntes encontré un artículo de Romaní de su libro Las drogas, sueños y razones en el que compara algunas de las sustancias legales e ilegales más comunes y su tolerancia (a medida que la vas tomando, necesitas dosis más elevadas para que te haga el efecto del primer día), dependencia física y el grado de abuso y toxicidad, para que veáis que las legales no son más leves que las ilegales. Pero ojo! No os lo toméis todo al pié de la letra! A ver si va aumentar el consumo de ciertas sustancias por culpa de este blog!!
Así que, qué queréis que os diga... creo que nos han vendido la moto, nos han dicho que "las drojas son mu malas" pero las legales también lo son. Toda sustancia química es mala siempre que se abuse de ella, así que lo mejor es tomar de todo con moderación y con una finalidad curativa. Claro que si alguien le encuentra placer en alguna sustancia, pues mejor que lo controle un poco.
Y no quisiera acabar esta entrada sin citar un pequeño párrafo del libro de Rosa del Olmo en el que explica el origen y naciemiento de la Coca-Cola.
Un químico corso, Angelo Mariani, lanza en 1863 un vino a base de coca, el Vino Mariani, que se suponía podía curar muchas enfermedades. Posteriormente, al no poderse imitar en Estados Unidos, un farmacéutico de Georgia, John Styth Pemberton, produce en 1886 un jarabe sustituto con cocaína, cafeína y extractos de nuez de cola mezclados con agua y gas carbónico. Había nacido la Coca-Cola que poco tiempo después se convertiría en la multinacional por todos conocida. El autor peruano Yonel Ramírez Figueroa escribe lo siguiente "En Brasil se tomaba una bebida preparada con hojas de coca y las nueces de la cola que se llamaba Coca Acuminata. Pemberton en un viaje a Brasil toma la bebida y la introduce en Estados unidos agregándole algunas esencias como tónico" (Ramírez Figueroa, 1983, p.42).

1 comentario:

  1. La dependencia a la cocaína o a las drogas sintéticas es muy difícil pero no imposible, el nivel de tolerancia es muy alto... la necesidad psicológica "por lo bien que te lo pasas" es otra cosa.....
    Cuando llevas tiempo saliendo tomando drogas, las noches sin drogas son... sosas, aburridas... así que el cuerpo no te pide droga, pero la necesitas para pasarlo bien.
    Por otro lado la cocaina te da una falsa sensación de "yo controlo" que trae dos consecuencias graves:
    1- no te das cuenta de tu dependencia hasta que es muy tarde. Crees controlarlo hasta que te explota en la cara.
    2- Crees controlar en todo: eres supersimpático,bailas genial, conduces de puta madre... y en verdad eres patético hablando ya que te vas de un tema a otro sin hilvanar un discurso, eres más patoso bailando que de costumbre y eres un peligro público al volante... pero tú "controlas"

    PD: leí hace años un artículo sobre las cocaine decisions y el daño que habían hecho los yupis a las empresas tomando decisiones arriesgadas con la falsa seguridad que da la coca... ya lo buscaré.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu huella.