9 mar. 2012

"Si me querei (robá), IRSE!"

Parece mentira lo fácil que es decidir hacer algo y lo difícil que llega a ser ponerse a hacerlo. Hace tanto tiempo que no escribo nada que me cuesta empezar. Cada vez que lo intento oigo una vocecita en mi cabeza que dice "Trata de arrancarlo, Carlos. ¡Por Dios, trata de arrancarlo!" Y lo intento, pero me cuesta. Llevo mucho queriendo hacerlo y ahora encuentro un hueco que me permite hacerlo y, justo cuando me decido, me quedo atascada.

Pero empecemos ya, porque cuanto más tarde en decidirme, más me costará. Así que, como decía mi abuelo, "¡al toro!".

Leía ayer en La Vanguardia una noticia acerca del patrullaje policial y vecinal conjunto para evitar robos en un pueblo de Lleida. Y es que, en Alcarràs, en la comarca de Segrià, meses atrás se habían producido diversos robos en masías, granjas y almacenes agrícolas. Los vecinos, hartos de ser víctimas de estos sucesos, decidieron ponerse manos a la obra y colaborar con la policía (Guardia Urbana y Mossos d'Escuadra) patrullando el pueblo conjuntamente. El 18 de enero unas 150 personas decidieron formar grupo (los somatenes) y, desde entonces, unas 4 o 6 personas salen cada noche con dos coches a dar vueltas controlando que todo esté en orden. En la noticia aseguran que gracias a ello la delincuencia en el pueblo ha descendido. Pero se equivocan. Y no lo digo yo.

Esta vida moderna que llevamos tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Las buenas: tenemos una calidad de vida mucho más alta que hace 20, 30 y 40 años; poseemos más bienes  que antaño y nuestras  condiciones económicas también han mejorado (aunque estemos en época de crisis). Sin embargo, pasamos más tiempo fuera de casa. Todo ello incrementa la oportunidad de robar para el delincuente.


Según L. E. Cohen y M. Felson, en su Teoría de las Actividades Rutinarias (o Teoría de la Oportunidad) la convergencia espacio-temporal de delincuentes motivados, objetos/víctimas apropiados y ausencia de eficaces protectores, juntamente con los cambios citados anteriormente, propician el aumento de las tasas de criminalidad.

O sea, que si hay cacos con ganas de robar, gente más o menos adinerada con casas guays o cobre para robar y no hay nadie controlando estas propiedades, hay más posibilidades de que se cometa un robo. Lógico, ¿no?
Pues bien, según estos autores, la ausencia de uno de los tres elementos anteriores (delincuentes, objetos/víctimas o protectores) es suficiente para que no se produzca el hecho delictivo. Entonces, según el caso, los somatenes, junto con la policía, actúan como "eficaz protector" para evitar que se cometan robos en Alcarràs.

Si con todo este razonamiento he llegado a la misma conclusión que la noticia, que "han descendido notablemente los robos", ¿por qué he afirmado anteriormente justo lo contrario? No es porque sea pesimista ni negativa ni nada de eso. La explicación es mucho más sencilla. La delincuencia no ha descendido, se ha desplazado.

Tal y como planteaban Cohen y Felson, los factores antes descritos deben converger en ESPACIO y TIEMPO. Si el delincuente continua estando motivado pero hay "polis" o peña vigilando a su alrededor, buscarán otro lugar donde la policía y los somatenes no controlen y donde hayan objetos valiosos que robar o víctimas a las que atracar. Vamos, que se irán al pueblo de al lado o a la gasolinera más cercana ya que, el poner más policías vigilando la zona lo único que conseguirán es que el delincuente cambie de zona.


Vale, muy bien, entonces, si eliminar el factor policía no sirve, ¿qué factor debemos eliminar? ¿que la víctima no tenga tantos bienes y viva en la pobreza para que no le puedan robar? Me da a mi que pocos estarían dispuesto a ello. Entonces, ¿que al delincuente se le quitaran las ganas de delinquir? Pues esa sería una muy buena opción. Pero desgraciadamente es la más difícil y elaborada y, desde luego, la que menos usan los políticos. Porque es más fácil enviar cuatro coches más de policía para que vigilen el barrio (y así además el pueblo cree que están seguros porque los ven) o endurecer el código penal (como si el delincuente calculara antes los años que le pueden caer por robar cobre) que no invertir en educación y ayudas para los más desfavorecidos, que esas son medidas que a corto plazo no dan resultados. Y todos sabemos que a los políticos les interesa que cada 4 años los vuelvas a votar. Así que mejor que las medidas que lleves a cabo sean rapiditas.


Por cierto, que ya sabéis que si queréis preguntarme algo o tal, aquí tenéis mi Formspring.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja aquí tu huella.