11 abr. 2012

No todo son Juzgados y Tribunales.

Mi amigo Javier Andrés ha tenido el detallazo de escribir unas líneas explicando qué es la mediación y en qué consiste. Javier es licenciado en Criminología por la Universidad de Barcelona y con una maestría en Gestión y Resolución de Conflictos impartido por la misma universidad. Así que quién mejor que él para explicar que es esto de la mediación, ¿no?


¿MEDIACIÓN? ¿Y ESO QUE ES?

Buenos días, o buenas tardes, o quizá buenas noches. En un espacio atemporal como puede ser internet uno no sabe nunca cuando le pueden estar leyendo. Os quiero dar la bienvenida, amigos y amigas, a esta columna que versará sobre la Mediación.
¿Mediación? ¿Y eso que es? Os preguntareis más de una y uno.

La mediación se podría definir como un proceso voluntario dirigido a crear un espacio de entendimiento que facilite a las partes implicadas en el conflicto a asumir sus responsabilidades dentro del mismo y capacitarlas para que aporten las opciones que le den solución. Es decir, el mediador no va a dar ninguna solución, eso es lo que le distingue de los procesos judiciales clásicos y los procesos de arbitraje. En la mediación quien tiene el poder de decisión son las partes, el mediador únicamente ejerce de guía en el proceso para que se produzca un espacio de diálogo beneficioso para encontrar soluciones acorde a las necesidades. Esto último significa que la mediación no va a revisar los hechos, sino va más allá, va a buscar el origen de ese conflicto para tratar sobre ello pues muchas veces los conflictos son generados por necesidades de distintas índoles, ya pueden ser materiales como emocionales. El proceso de mediación ayuda a tener un foco de mira más amplio del caso e incentiva a la empatía.

El proceso de mediación se basa en unas sencillas reglas.
  • Confidencialidad: lo que se trata dentro del proceso el mediador no lo puede revelar ni en casos judiciales (no puede actuar como perito).
  • Voluntariedad: tal y como se ha comentado antes, el proceso se inicia por deseo de las partes. Pasa lo mismo en el caso de que se quiera abandonar el proceso.
  • Colaboración: las partes han de colaborar para llegar a buen puerto, es decir, a que el conflicto se resuelva de manera positiva.
  • Orientación al futuro: lo que se acuerde debe prosperar en el futuro, se incentivan soluciones a largo plazo.
  • Respeto: es necesario que las partes se respeten para que ello haya buena comunicación, para ello se insta a respetar el turno de palabra y a utilizar un vocabulario correcto.
  • Neutralidad: el mediador no se va a posicionar con ninguna de las partes ni va a dar la razón a ninguna.

La mediación abarca multitud de ámbitos de actuación. Actualmente se ejecutan procesos de mediación en el ámbito familiar (divorcios, problemas intrafamiliares, problemas paterno-filiales…), escolar (entre alumnos, alumnos y profesores), penal (víctima y agresor), laboral, empresarial…
Donde se puede ver de forma más presente es en el ámbito municipal. Muchos ayuntamientos tienen un servicio de mediación que actúan en casos de1:
  • Comunidades de vecinos: conflictos entre dos vecinos o más de una comunidad por razones particulares o comunitarias como de mantenimiento o gestión, así como de convivencia (ruidos, animales, obras, uso de espacios comunes…).
  • Civismo: conflictos en la convivencia ciudadana en tema de animales, contaminación acústica, mobiliario urbano…
  • Espacios públicos: relativos al uso de espacios como áreas deportivas, parques, calles…
  • Actividades económicas: conflictos por el desarrollo de actividades y servicios comerciales y de hostelería, ya sean quejas de consumo, etc.
  • Organizaciones y entidades: conflictos entre miembros de entidades por la gestión, organización de actividades, participación, etc.
  • Familiares: conflictos entre los miembros de una familia y parientes.
Estos servicios están cosechando buenos resultados en las localidades que apuestan por este servicio ya que permite mejorar la convivencia en la ciudad, poner en marcha iniciativas sociales de mejora del espacio público y la integración y sobretodo porque acarrea menores costes ya que actúa sobre el foco del conflicto de una manera dinámica y rápida lo que supone un ahorro en consecuencias temporales y colaterales y además en el uso de recursos municipales para paliar tales consecuencias.
Para finalizar os dejo una entrada del blog del nuevo alcalde de Castelldefels (http://www.alcaldecastelldefels.org/ca/2012/02/el-centre-de-mediacio-i-convivencia-ciutadana-via-eficac-per-a-la-resolucio-de-conflictes-veinals-2/) que muestra su satisfacción por el trabajo que hace el Centro de Mediación, algo que es de valorar en los tiempos que corren y que da visibilidad del bien tan grande que produce la mediación.



1 Información extraída del Servicio de Mediación del Ayuntamiento de Arenys de Munt (http://www.arenysdemunt.cat/ambit.php?id=37).



Javier Andrés Caballero

1 comentario:

  1. Gracias por el contenido. Porque es importante reorientar a los jóvenes respecto a las carreras del índole jurídico.
    Que no todo es proceso policíaco, ni judicial (juicios, detenciones, investigación, etc.).
    La conciliación de conflictos es una excelente alternativa jurídica para conflictos leves y/o que por su alcance y naturaleza se requiera únicamente de darle certeza jurídica al acto entre particulares.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu huella.