23 jul. 2013

¿Asesinato o suicidio?

Reconozco que he estado mucho tiempo ausente. Y la verdad, excusas tengo muchas, pero mejor guardarlas para otro momento...

He querido "re-abrir" el blog y actualizarlo con un artículo que encontré en 9gag, una página de humor en habla inglesa. Y como dicho artículo me gustó tanto, decidí traducirlo a mi manera [con algún que otro añadido en forma de Nota del Traductor (NdT)].
Espero que lo disfrutéis tanto como yo y os plantee alguna que otra incógnita.

Durante la cena de los premios anuales a las Ciencias Forenses de 1994, el presidente de la AAFS, el Dr. Don Harper Mills, dejó patidifusos a los asistentes con las complicaciones legales derivadas de una muerte un tanto extraña. La historia es la siguiente.

El 23 de marzo de 1994 se practicó un examen médico forense al cuerpo de Ronald Opus y se concluyó que fue una herida de bala la que le causó la muerte. El Sr. Opus saltó desde lo alto de un edificio de 10 pisos con la intención de suicidarse. De hecho, dejó una nota antes de saltar indicando su desánimo y desgana por seguir viviendo.
Al pasar el noveno piso su vida fue interrumpida por el estallido de una bala que atravesó la ventana y que lo mató inmediatamente. Ni el sujeto que disparó ni el difunto tenían conocimiento de una red de seguridad que se había instalado justo debajo del octavo piso para proteger a los trabajadores que reparaban la fachada. Por tanto Ronald Opus no habría sido capaz de hacer efectivo su suicidio de la forma en la que lo había planeado.

"Habitualmente", continuó el Dr. Mills, "una persona que se dispone a cometer suicidio y finalmente lo realiza con éxito, a pesar de que el mecanismo empleado no fuese el que él pretendía, el hecho se definiría igualmente como comisión de suicidio". El hecho de que el Sr. Opus fuese disparado antes de que se cometiera el suicidio según lo había planeado, aunque probablemente no hubiera tenido éxito debido a la red de seguridad, planteó al forense que examinó su cuerpo serias dudas acerca de si se encontraba o no ante un homicidio.

La habitación del noveno piso, de donde salió la bala, estaba ocupada por un hombre de avanzada edad y su mujer. Estaban discutiendo acaloradamente mientras él la amenazaba con el arma en la mano. El hombre estaba tan enojado que cuando apretó el gatillo perdió por completo a su mujer del punto de mira y la munición atravesó la ventana alcanzando al Sr. Opus.
Cuando uno intenta matar al sujeto "A" pero en lugar de eso acaba matando al sujeto "B", se le acusa de la muerte de "B".

[NdT: Ya está, el viejo del noveno mató al que se quería suicidar.]

Al confrontar en el Tribunal al señor mayor y su mujer acerca de los cargos de homicidio, los dos defendieron a capa y espada que creían que el arma no estaba cargada. El señor mayor afirmó que era costumbre amenazar a su mujer con el arma descargada. Él no tenía intención alguna de matarla. Así pues, parece ser que la muerte del Sr. Opus puede ser considerada accidental. Por supuesto, sólo si el arma hubiera sido cargada accidentalmente.
[NdT: ¿Un arma cargado accidentalmente? ¡Eso es el nuevo "Señorita, mi perro se ha comido mis deberes" de los homicidios!]
En el transcurso de la investigación, un testigo relata cómo vio al hijo de la pareja de ancianos cargando el arma homicida unas seis semanas antes del fatal accidente. Al parecer, la mujer mayor decidió dejar de financiar económicamente a su hijo y éste, conociendo la tendencia de su padre a usar el arma para amenazar a su mujer, cargó el arma con la expectativa de que su padre acabara con la vida de su madre.
En el momento en que el sujeto que cargó el arma conocía las consecuencias que podía acarrear, era culpable de asesinato aun sin apretar el gatillo. Ahora podríamos hablar del asesinato del señor Ronald Opus a manos del hijo de la pareja de ancianos.
Y aquí llega el giro inesperado [NdT: digno del mismísimo J.J. Abrams]
Posteriormente, la investigación revela que el hijo de la pareja de ancianos del noveno era, de hecho, Ronald Opus. Al ver que su plan para acabar con la vida de su madre había fallado, poco a poco fue desanimándose hasta acabar saltando desde un décimo piso el 23 de mayo, y morir por un disparo [NdT: producido por el arma que él mismo había cargado] que atravesó la ventana del noveno piso. El hijo acabó finalmente matándose a sí mismo así que el forense cerró el caso calificándolo de suicidio.

Historia real por la Associated Press. Reportaje de Kurt Westervelt. [NdT: aunque dicen que es real parece ser que realmente no lo es tanto. http://en.m.wikipedia.org/wiki/Ronald_Opus Gracias a +Luis Tarrafeta por su comentario en Google+]

2 comentarios:

  1. La historia no es real. Era una anécdota del forense para ilustrar la compliación de algunos casos reales.

    En cualquier caso, muy buena:
    http://en.wikipedia.org/wiki/Ronald_Opus

    ResponderEliminar
  2. Muy buena historia y podría ser real, aunque no lo sea. Todo eso es posible por eso su realismo, aunque sea ficción. A pesar de que es trágica da risa.Es muy ingeniosa. Buena publicación.

    ResponderEliminar

Deja aquí tu huella.